La Cebolla o el Sellamiento Del Chero

Este Viernes 26 a las A 22:30 HS EN SALA LUIS FRANCO, CIRCULO DE PRENSA (MENDOZA 240)l se repone “LA CEBOLLA O el sellamiento del Chero.” Los esperamos para compartir este levento que tanto placer nos produjo hacerlo.

Dirigida por Raul Reyes, asistencia de Ezequiel Nacusse y Martin Betella y con la actuacion de Samuel Cortez, Luciana Dimarso, Martin Lombardelli, Nelda Erazu y Pablo Salas Tonelo…

La Cebolla fue creada a partir de sucesivos ensayos de improvisación con una posterior selección de escenas y textualidad.
Tanto el espacio como la ambientación surgieron del juego de los actores que junto a la Dirección trabajaron más de un año para plasmarlo en puesta escénica.

La Cebolla o el sellamiento del Chero:

Una casa precaria en la orillas, rodeada de parlantes cumbancheros en un mediodía tucumanA, dos hermanos(El Chero, un boxeador frustrado y el otro un ratero de poca monta) junto a ellos una mujer deseada y amada en un triangulo que nunca se define, vecinos que aparecen y otros que merodean invisibles, condicionan la cotidianeidad.

La obra transcurre en la hora previa al almuerzo, en un día a día que naturaliza la derrota, como en un ring, donde las traiciones y el engaño atrapan las ilusiones. La acción se desarrolla lo que tarda en hacerse un guiso humeante..y se condimenta no solo de cebolla y fideos, también con sueños menores y delirantes, con cuerpos erotizados y maltrechos. Nadie se salva, aunque lo místico y religioso merodee las conductas, con un habla que murmulla o grita en la humorada la tragedia inminente, al final no queda otra que seguir y tirar para adelante en una nueva salida ilusoria que no deja de ser engañosa y a la vez consciente..

Aunque el humor atraviesa todo no es para disimular o ocultar una dramaticidad que siempre está presente. La Cebolla..no pretende iluminar conciencias ni plantear respuestas.. tal vez interrogarnos, dejando que sus personajes habiten por su cuenta nuestra imaginación.

El box, la religión, el deseo y la sexualidad, la violencia, y la ausencia de tanto.. son temas que atraviesan la obra y que en su abordaje no se pretende ilustrar, sí tomarlos como excusa para preguntarnos sobre lo que somos.